English Arabic Chinese (Simplified) Danish Dutch Finnish French German Greek Hindi Italian Japanese Norwegian Polish Portuguese Romanian Russian Spanish Swedish Indonesian Turkish
 

Cartagena, MU, Spain
Temp.: 17°C
Sens. Térmica: 17°C
Humedad: 68%
Velocidad: 22 km/h
Direcc.: 210°
Barom.: 1010.16 mb
PULSE AQUI PARA VER UNA INFORMACION MAS COMPLETA
th_azar003.jpg
El Teatro Romano de Cartagena abre sus puertas al mundo PDF Imprimir E-Mail
 Moneo ha concebido el conjunto con la idea de que el Teatro se convierta en la última sala de su propio museo. Antes de llegar a él, el visitante conocerá el complejo proceso que ha sido necesario para recuperar este edificio romano olvidado durante siglos y enterrado bajo sucesivos barrios hasta su descubrimiento a finales de los noventa. El Museo alberga piezas procedentes de la excavación del monumento, de entre las que destacan aras dedicadas a la triada capitolina que presiden la sala principal del museo como, en su tiempo presidieron el Teatro.

EL TEATRO, LA ULTIMA SALA DEL MUSEO
 
El Teatro Romano de Cartagena ha sido uno de los descubrimientos más sorprendentes de la arqueología española en los últimos años y permite entender la entidad que debía tener la ciudad en época romana, sus monumentales restos han venido a certificar el importante papel que desempeñó en la historia de la Hispania antigua.
 
El teatro se construyó en la ladera norte del cerro de la Concepción. Su grada, con capacidad para 6.000 espectadores, está divida en tres sectores. El escenario, de más de 43 metros tenía de fondo una fachada escénica de casi 15 metros de altura con dos órdenes arquitectónicos, en los que la combinación de los tonos rojizos de las columnas, blancos de los capiteles y basas, y grises del podium y entablamento provocaría un sugerente juego cromático.
 
Las basas, cornisas y sobre todo capiteles, traducen la envergadura del edificio, y junto a un rico programa ornamental convierten al teatro de Cartagena en un magnífico exponente de la arquitectura pública y monumental de época augustea.
 
El edificio del Museo contiene todos los equipamientos necesarios para hacer compatible la exposición de sus fondos con su papel como centro de investigación y difusión de contenidos culturales. A sus tres zonas expositivas se suman una sala de conferencias, una sala de exposiciones temporales y otra sala destinada preferentemente a la atención a escolares. Además cuenta con áreas destinadas al disfrute y ocio del visitante: tienda, librería y cafetería.
 
UNA RESTAURACIÓN REVERSIBLE
 
Los primeros restos del teatro se localizaron en 1988, en el transcurso de unas excavaciones tras el derribo de la casa palacio de la Condesa de Peralta; pero no fue hasta 1990, cuando se consiguió saber que se traba de un teatro romano. Después de diversas campañas de excavaciones esporádicas, en 1996, Ayuntamiento, Comunidad Autónoma y Caja Murcia dotan los fondos económicos suficientes para que los arqueólogos amplíen las prospecciones, se compren y derriben viviendas de la zona y se encargue el proyecto de recuperación a Rafael Moneo en el año 2000.
 
El proceso de restauración del Teatro ha sido el resultado de un largo proceso de estudio de un equipo de arquitectos, arqueólogos y urbanistas dirigidos por Rafael Moneo y los codirectores e la excavación: Sebastián Ramallo y Elena Ruíz Valderas. El quipo de especialistas trazó como objetivo la recuperación del teatro dentro de un proyecto integral que permitiera lograr un monumento visitable y como transmisor de las señas de identidad de la Cartagena romana.
 
Con tal fin, se establecieron como criterios básicos del proceso reponer con obra nueva en aquellos puntos donde los restos del teatro habían desaparecido por completo, consolidar aquellas otras zonas donde los restos se hubieran y realizar una recuperación de los accesos y la restitución parcial de la fachada escénica encaminada a una mejor compresión del monumento y al disfrute de la exposición de los elementos arquitectónicos que la componen.
 
Todos estos trabajos tenían como condición que fueran reversibles y que no supusieran impacto alguno sobre elementos originales. Para ello se han adoptado medidas como la separación de la obra nueva de la original mediante un entramado de tiras de fibra geotextil que un hipotético desmontaje; o el uso de materiales y técnicas similares a las empleadas por los constructores del edificio.
 
El largo camino emprendido en 1988 no termina con la restauración del teatro y la construcción del museo y su parque cornisa y la adecuación de los accesos, sino que seguirá en los próximos años ampliando la zona de excavación a otros lugares cercanos al monumento, que formaron originariamente parte del conjunto.

 

Promoción Alojamiento + Entradas Museo Teatro Romano haciendo click en este enlace

 

Video Teatro Romano